Escudo de la Ciudad de Las Tunas

Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
( 0 Rating )
escudo

En 1937, el entonces alcalde Dr. Gerardo Plasencia Márquez convocó a un concurso para que los artistas plásticos y aficionados presentaran sus diseños y escoger el más representativo como Escudo de la Ciudad.

En el concurso hubo seis participantes y fue elegido el proyecto presentado por Cruz Medina Sánchez, aficionada a la pintura y a la escultura.

El 9 de enero de 1939, en una reunión del gobierno municipal, se comunicó oficialmente el diseño seleccionado para Escudo de la Ciudad, pero no fue hasta el 28 de agosto de1949 que se colocó en la parte superior del arco de la puerta del Ayuntamiento, hoy Museo Provincial Mayor General Vicente García González.

El proyecto seleccionado es una pintura al óleo sobre tela, enmarcada en madera y metal repujado, donde se representan con símbolos y alegorías las mayores virtudes del pueblo tunero, con la frase pronunciada por Vicente García González al iniciar el incendio de la ciudad el 26 de septiembre de 1876.

El original se conservó en el salón de reuniones del Ayuntamiento, después, cuando el edificio deja de cumplir sus funciones, el gobierno municipal lo devuelve a su autora, quien lo entregó en noviembre de 1990 al Museo Provincial, donde se mantiene hasta la actualidad.

Está dividido en cuatro cuarteles, en el cuartel superior derecho, azul como el cielo soberano de nuestra patria, figura una abeja que representa la laboriosidad del pueblo tunero, sus ímpetus progresistas así como los altos ideales que atesora.

El cuartel superior izquierdo es rojo, como el triángulo de nuestra bandera, simboliza la sangre vertida en busca de su definitiva independencia, la llave de oro constituye un precioso simbolismo de nuestra posición geográfica, Las Tunas es la llave entre el legendario Camagüey y el indómito Oriente.

El tercer cuartel, inferior derecho, es de color plata, como las lágrimas derramadas por nuestras mujeres, sus sacrificios por la libertad y la pureza de los ideales por los que tantos tuneros han luchado, la Ceiba es un árbol histórico, bajo el cual ofrendaron sus vidas muchos patriotas, cuyos nombres pasaron a engrosar las filas de los héroes eternos de la patria.

El cuartel inferior izquierdo es de colores naturales, representa las ruinas del cuartel de infantería, la famosa fortaleza de las 28 columnas, aparece también una mujer envuelta en la bandera cubana, representa a Las Tunas ofrecida en holocausto a la patria, con su lámpara votiva y rodeada del cactus denominado tuna, árbol que ha dado su nombre a esta comunidad.

La divisa campea en una cinta ondulada en la parte inferior del Escudo, el lema no puede ser más elocuente y expresivo, reproduce las palabras del hijo más insigne de este pueblo. El Mayor General Vicente García González, quien el 26 de septiembre de 1876, después de ordenar el incendio de la ciudad, con orientaciones precisas de iniciarlo por su propia casa exclamó: "Tunas con dolor en mi alma te prendo candela, pero prefiero verte Quemada antes que esclava".